Los orígenes del encendedor. Mechero recargable personalizado

Existen pequeños objetos que parecen haber estado siempre ahí, pero no, tienen sus orígenes como todos los demás. Es el caso de los mecheros personalizados en Sevilla

En este post, queremos hablarte de cuáles son los orígenes de los mecheros personalizados en Sevilla. Tras leerlo, sabrás como han ido evolucionando hasta ser lo que hoy en día son, un objeto imprescindible, sobre todo para cualquier persona que fume. 

Los mecheros, tal cual los conocemos ahora, son simplemente los herederos de aquellos dispositivos encendedores que funcionaban gracias a la gasolina. Estos fueron ideados por el mismo inventor que perfeccionó la idea de la bombilla eléctrica allá por el año 1909.

Pero fue en 1932 cuando apareció el mechero más conocido por todos, el denominado como Zippo que tuvo una gran popularidad, tal vez por su fácil manejo y su método infalible. 

Tal fue la propagación de este producto, que se vendía como algo cuyo uso podría ser de por vida y que siempre encendería, que los fabricantes de cerillas empezaron a lamentarse profundamente al ver su mercado atacado por estos. 

En la actualidad, podemos ver mecheros de diferentes tipos, incluso se utilizan como merchandising en determinadas empresas, asociaciones, compañías, campañas, etc., ya que suelen ser muy útiles y fáciles de personalizar. 

Tanto ha ido avanzando en forma y mecanismo este encendedor, que ya contamos incluso con mecheros recargables de manera electrónica. Mecheros totalmente personalizables, que disponen de dispositivos de encendidos sin llama, cuyo funcionamiento se lleva a cabo gracias a sus resistencias y una magnífica batería recargable. 

En TazaWay disponemos de estos mecheros recargables y personalizados a un precio espectacular. Solo tienes que pedirnos presupuesto y decirnos cómo quieres personalizarlo. Te atenderemos de manera cercana y en el menor tiempo posible. No olvides que te lo enviamos a casa en tan solo unos días. ¡Contacta ya con nosotros!

Compártelo:

Deja un comentario